Posteado por: flor191 | marzo 25, 2009

Historias de mi desilusion (capitulo 4: El lobo con piel de oveja)


0511-0810-2816-0607_cartoon_of_a_cowboy_riding_a_sheep_clipart_imagejpg

El muro de Berlin cayo cuando yo tenia 6 anos, la Union Sovietica desaparecio cuando yo tenia 8 anos, nuestra nueva Constitucion fue aceptada cuando yo tenia 10 anos. En mi pasaporte (que es el unico libro escrito sobre miJ) se dice que naci en Leningrado. Esta ciudad desaparecio hace 15 anos tanto como su nombre… Vivimos en una sociedad distinta, con distintas valores en un tiempo distinto. Todo se cambio de una noche – vi como mis padres tenian que adaptarse a nueva realidad y empezaron a construir capitalismo con el fervor con que 40 anos atras mis abuelos construian comunismo. Y defendian sus valores – libertad, espiritu de empresa, propiedad privada. Y como soy hija de mis padres esos valores llegaron a ser mis valores. Siempre creia en que son nuestro futuro y oportunidad de cambio. No queria volver a vivir en el pais donde naci – Union Sovietica…

Por eso me decepciono mucho cuando entendi que mi estado no quiere o no es capaz de cambiar el area donde yo trabajaba – medicina. El sistema sanitario se queda un territorio reservado de comunismo con sus rotulos de medicina gratuita, ierarquia estricta y negacion de espiritu de empresa.

Me refiero a crisis de medicina privada en mi pais. Este sector esta realmente subdesarollado en comparacion con paises europeos – solo 2% frente a 10%. El crecimiento es muy lento especialmente si tener en cuenta los tempos de crecimiento de otras areas de economia. Y estas cifras tienen su explicacion- politica del estado que no solamente no apoya sino impide el desarollo del sector haciendo lo llamado demping. Las instituciones sanitarias publicas en mi pais tienen derecho a prestar servicios por pago directo de pacientes y dentro de programas de aseguramiento privado. Desde hace unos anos (con mejora de calidad de vida) en las plantas bajas de hospitales de mi ciudad se abrieron los departamentos de servicios a pago. Cualquier procedimiento que se realiza en el hospital publico se puede conseguir por pago en efectivo – de analisis de sangre a cirugia toracica – a la carte. Sin listas de espera, sin acudir a atencion primaria, a veces sin indicaciones… Los precios suelen ser mucho mas moderados que en las clinicas privadas – porque el hospital publico se beneficia de edificio, equipo, docencia, residentes que le presta el estado. La calidad es alta, porque son instituciones con historia, universidades, institutos cientificos. Logicamente a la hora de elegir el paciente-usuario prefiere hacer pago en efectivo en el hospital publico y la compania de seguros privada prefiere contratar servicios para sus asegurados en el hospital publico. Los hospitales privados no se desarollan: en la ciudad de cinco miliones hay solo una clinica privada que tiene quirofanos…Eso compromete los principios de propiedad privada, espiritu de empresa, principio de justicia y ademas (que es mas importante)genera varios problemas en el sector publico – se alargan listas de espera, se despilfarran recursos (como se desaparece el portero – atencion primaria y se producen muchos procedimientos diagnosticos innecesarios), se genera tension entre pacientes (imaginemos situacion cuando en las camas vecinas estan pacientes que pagan y que no pagan), se dificulta docencia (el residente no tiene acceso al “cuerpo” del paciente que pago de bolsillo), surge variabilidad clinica (para pacientes con mismo diagnostico y de distintos fuentes de pago – estado (aseguramiento publico) o pago directo – en el mismo servicio el mismo medico esta obligado a prescribir distintos medicamentos).

Asi perdi mis ilusiones sobre capitalismo – no quiero decir que no lo tenemos – si lo tenemos pero es salvaje. Me parece un lobo dentro del territorio reservado de ovejas. Lobo con piel de oveja. Y ovejas somos nosotros, ciudadanos. Nos dicen que la medicina sigue siendo gratuita y que cada uno de nosotros tiene igual derecho a la atencion sanitaria. Sin embargo al abrir la puerta del hospital publico lo primero que tu ves en la planta baja es el lobo- la caja para hacer pago en efectivo. Y ya no somos iguales. Y ya sabes que mejor es  sacar el dinero – si no quieres que te coman))) Si no quieres ser oveja…


Anuncios

Responses

  1. Decía Chesterton que “el principal enemigo de la propiedad privada es la empresa privada”.
    Parece ser que en Rusia la salud es el monopolio del Estado.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: